sábado, 20 de mayo de 2017

Pizzería Trattoría D Aldo

PIZZERÍA TRATTORÍA D Aldo


Gijón (Concejo de Gijón)
Teléfono 985098787
Uno de los locales de cocina italiana con más fama en Gijón es la Pizzería Trattoría D Aldo. Sólo hay que revisar las páginas gastronómicas especializadas para darse cuenta de que, por unanimidad, es uno de los más valorados. 

asturiasdebares.com
Si vas a ir, ten en cuenta que por su ubicación y fama, los festivos y fines de semana se llena con relativa frecuencia, así que es recomendable reservar. Y si eres celiaco, lo mismo, porque si reservas con suficiente tiempo de antelación te preparan la comida sin gluten.

La carta es bastante amplia, pero lo que más suele pedir la gente es la pasta -de elaboración propia- y las pizzas, que tienen bastante fama. Nosotros comenzamos nuestra visita con un entrante, las setas con gorgonzola. La ración es muy grande y contundente, por lo que es recomendable pedirla para compartir. Lleva champiñones y setas troceadas, con una salsa de gorgonzola en su punto, ni muy pesada ni muy suave. Nos gustó mucho. 


Como nos habían hablado de su lasaña, detrás pedimos una lasaña de carne. La ración es grande, bastante más de las que te ponen en el resto de los restaurantes italianos. Está rica -y es barata, 8€-  pero no nos sorprendió tanto como esperábamos, quizás porque después de tanto oir hablar de ella nuestras expectativas se dispararon.


Detrás, fieles a nuestra tradición de siempre probar algo nuevo en los sitios a los que vamos, pedimos pagliatifleno al peperoncino. Se trata de un plato de tallarines, que van acompañados por una salsa de gambas y setas. Estaba rico, pero nos quedamos con la espina clavada de no haber probado una de sus pizzas, que tenían muy buena pinta.


De postre, íbamos con la intención de probar su tiramisú pero íbamos tan llenos que mejor lo dejamos para otra ocasión. Eso sí, la casa tuvo el detalle de invitarnos a limoncello junto con el café, cosa que se agradece.

Todo lo anterior, más una botella de agua mineral grande, nos costó...30,50 €. Barato no, lo siguiente. Excelente relación calidad-precio, y muy atento también tanto el dueño como los camareros que nos atendieron. Volveremos seguro a probar sus pizzas y el tiramisú.

lunes, 15 de mayo de 2017

Restaurante Il Padrino

RESTAURANTE IL PADRINO


Gijón (Concejo de Gijón)
Teléfono 985353762

Allá por el año 2014 abría sus puertas en Gijón un restaurante que revolucionó el concepto que, hasta el momento, se tenía de la pizza. "Comida sobre masa" rezaba su eslogan, ya que ni era pizza ni era un plato elaborado. Más bien era una combinación de ambos, colocando sobre la masa todo tipo de alimentos: pescados, carnes, arroces...

La idea funcionó bien desde el primer momento, y rápidamente se encumbraron a los primeros puestos de Tripadvisor. Lo que para muchos era un moda resultó convertirse en uno de los locales más concurridos y demandados de Gijón, y en donde es prácticamente imposible comer sin una reserva previa. 




Comenzamos nuestra visita con un entrante, sustento de pera y queso varé, que amablemente nos explicó y recomendó la chica que nos atendió. Es una rebanada de pan artesano cubierta con un manto de queso varé, sobre el que se unta una capa de pera caramelizada, y se remata con tomates cherry, parmesano rallado y avellanas trituradas. Exquisito. Juegan mucho con el contraste de sabores y se nota que es algo que dominan.


De segundo, había que probar uno de sus platos estrella, las llamadas pizzas de autor. De nuevo nos dejamos aconsejar por la chica que nos atendió y pedimos la pizza de bacalao y langostinos en salsa verde. Masa fina, crujiente, y cubierta a base de bacalao, langostinos, espárragos trigueros, tomates cherry confitados y aceite de oliva virgen. De nuevo nos sorprenden con un plato muy logrado y que nos encantó. 




Los postres tenían mucha fama, así que no podíamos marcharnos sin probarlos. Pedimos una de higos confitados, mascarpone, y coulis de mango y maracuyá, y también una de tiramisú. Ambos estaban muy buenos pero especialmente el tiramisú, brutal. 

A la hora de pagar, todo lo anterior, mas una botella grande de agua y el café, por 39,50 €. Muy bien, excelente relación calidad-precio, y con un trato muy atento por parte de la gente del local, pendientes de todo los detalles. Volveremos fijo. Lo recomendamos encarecidamente. 

sábado, 29 de abril de 2017

Adega Faustino

ADEGA FAUSTINO


Chaves (Municipio de Chaves) PORTUGAL
Las ciudades fronterizas portuguesas que lindan con la provincia de Ourense, a buen seguro que no son tan conocidas como las que lo hacen con Pontevedra. Este es el caso de Chaves, menos conocida que Valença do Minho o Caminha, pero con gran encanto también.


Para comer nos recomendaron varios sitios pero, por ser una taberna típica y ambientada, nos decantamos por la Adega Faustino. Está situada en el centro de la ciudad, dentro de una calle donde hay varios restaurantes y algún pub. Es un local amplio, construido en lo que debió de ser una nave. 


Su carta es muy extensa y destaca por tener precios económicos para lo que en principio son las raciones en Portugal. De entrante pedimos unas empanadillas de camarón que nos recomendó el camarero. No estaban mal, pero tampoco eran nada del otro mundo. Es más echamos de menos las tipicas mantequillas saladas, los buñuelos de bacalao o las aceitunas negras que suelen poner en otros sitios de Portugal.


Detrás probamos el bacalao de la casa, algo que no suele fallar en ningún restaurante portugués. La ración no era muy grande y lo cierto es que -sin estar malo- nos decepcionó un poco, máxime cuando era un sitio que nos recomendaron desde el propio hotel y en algún foro. Una lasca de bacalao, mucha cebolla, algún pimiento y aceituna adornando, bastante aceite y ya está, nada diferente a lo que podemos comer en España.


Detrás, de nuevo siguiendo las recomendaciones del camarero, pedimos lombelo grelhado, o lo que es lo mismo, solomillo de cerdo a la brasa. Y las sensaciones, de nuevo, fueron las mismas: nada nuevo de lo que podemos comer en España que, en definitiva, es lo que estamos buscando. El solomillo era una ración correcta, estaba hecho al punto y venía acompañado de una ración de patatas. Eso si, al César lo que es del César, la ración era muy barata (7€).




Al final, como vimos que la cosa no era como esperábamos, decidimos obviar el postre y pedir la cuenta para evitar más decepciones. Todo lo anterior, más dos cervezas y una botella de agua, por 26 €. Si lo comparas con España, no es caro, pero para lo que uno está acostumbrado a comer en Portugal no lo recomendaríamos. Seguro que en Chaves hay mejores opciones.

Bar El Molín

BAR EL MOLÍN


Cangas del Narcea (Concejo de Cangas del Narcea)
Teléfono 985818871 / 606617722

Cangas del Narcea es uno de los concejos en los que mejor puedes comer en Asturias, sobre todo en lo que se refiere a la cocina tradicional asturiana. Sin embargo, fruto de la casualidad, nos comentaron acerca de un bar en el que preparaban unas pizzas originales. Así que decidimos ir a probarlo.


El local es el típico que puedes pasar por delante de él y pasa completamente desapercibido, ya que a primera vista no vimos nada que hiciese referencia a las pizzas. El negocio está regentado por argentinos, con lo que ya le encontramos una explicación a lo de que las pizzas eran diferentes a las que estamos más habituados.



Las pizzas son de masa gruesa, esponjosas, y puedes escoger entre dos tamaños (las de la foto, para 2-3 personas, son las más grandes). Los ingredientes son muy variados y puedes escoger alguna de las especialidades que te propone la casa o hacerlas a tu gusto. 

Si llevas prisa, es recomendable encargarlas por teléfono ya que te las hacen al momento y entre que las preparan y las cocinan, pueden pasar tranquilamente 30-40 minutos. A nosotros nos gustó mucho, al ser un tipo de pizza completamente diferente a las que estamos habituados a comer. Su precio oscila entre los 8 y los 13-14 €, según el tamaño.

martes, 18 de abril de 2017

Colher d´Pau Taberna

COLHER D´PAU TABERNA


Braga (Municipio de Braga) PORTUGAL
Braga es una de las ciudades portuguesas más bonitas. Con un crecimiento constante, pero organizado y respetando su inmenso patrimonio histórico, ya es la tercera ciudad más poblada de Portugal, sólo por detrás de Lisboa y Oporto. 


La oferta gastronómica de la ciudad es enorme, así que nos decidimos por uno de los establecimientos con mejores críticas en los foros de internet: la Taberna Colher d´Pau. Está a menos de 100 m del arco de entrada a la antigua muralla y es un local bastante pequeño, por lo que se llena con relativa facilidad. Nosotros, aprovechando el buen tiempo, preferimos comer en su terraza, pequeña pero coqueta.


Comenzamos con los entrantes típicos. La verdad es que son los más escasos que nos pusieron en Portugal desde que tenemos uso de razón: 10 aceitunas, una mini ración de bonito con mayonesa para untar y un corte diminuto de mantequilla especiada. Si fuera cortesía de la casa, me callaría porque sería un detalle hacia nosotros, pero cuando te cobran 3€ por esto... 



Para empezar pedimos uno de los platos que recomendaba la casa como especialidad, la espetada de polbo y gambas. La verdad es que pedimos completamente a ciegas y esperábamos otra cosa, algo tipo brocheta, y no lo que nos sirvieron. Aquello era un plato con dos buenos cachos de pulpo, dos gambas, unas patatas cocidas con piel y salsa tártara. El pulpo estaba bueno, el resto correcto, sin mas. El precio, caro (15 €) para ser Portugal.


Para detrás, decidimos probar uno de los platos que más recomendaba la gente que había acudido a este establecimiento en Tripadvisor, el bacalao con nata. De mano había algo que no nos cuadraba y era el precio (10 € nos pareció barato para una ración, aparte de no ofrecer la posibilidad de media ración como en la mayor parte de los restaurantes). Cuando nos trajeron la ración lo entendimos todo, y es que el plato no es bacalao en sí. Es como un revuelto de patatas con migas de bacalao, cebolla y nata, todo compacto y gratinado por arriba. El plato está muy bueno pero no puedes venderlo como bacalao porque de todos los ingredientes es el que menos lleva.


De postre, probamos la tarta de lima, que estaba buena pero tampoco era nada del otro mundo. Base de galleta, una crema estilo pastelera y arriba como un merengue con sabor a limón.

El precio final de todo esto y una botella de agua grande, fue de 36,50 €. No es caro, máxime si tenemos en cuenta que comimos a la carta y en terraza. Pero, entre la lentitud extrema de la camarera, su falta de empatía con el cliente, y las altas expectativas con las que llegábamos tras leer críticas en intenet, salimos un poco desilusionados.

Restaurante O Manel

RESTAURANTE O MANEL


Viana do Castelo (Municipio de Viana) PORTUGAL

De nuevo visitamos la ciudad portuguesa de Viana do Castelo, aprovechando unos días de vacaciones. Si en la anterior visita os comentábamos nuestra experiencia en el Restaurante O Vasco, en esta ocasión decidimos variar y probar otro de los restaurantes con más nombre de la zona: el Restaurante O Manel.


El local se encuentra ubicado en la zona anexa al río Limia, en donde hay más restaurantes. Si puedes, y el tiempo lo permite, no dudes en comer en su terraza exterior y disfrutar de las vistas. 


Fieles a la tradición portuguesa empezamos con los entrantes de la casa. En esta ocasión, buñuelos de bacalao y empanadilla de camarón. Sorprendentemente, no nos pusieron ni mantequilla salada, ni queso para untar ni aceitunas.


Comenzamos con el único tipo de bacalao que tenían en la carta. En este caso iba acompañado únicamente de cebolla y pimientos, y estaba muy bueno. La foto, corresponde a media ración, ojo al pedir que son muy grandes.


Para detrás, nos dejamos aconsejar por el camarero que nos atendió y probamos uno de los platos típicos del norte de Portugal: los rojoes a moda do Minho. Se trata de un plato hecho a base de trozos de carne de cerdo muy especiados, chouriço de cebola, bolachas, patatas y tripas enfarinhadas. Sin duda fue un plato que, aunque a priori no invitaba a probarlo, realmente nos encantó. La foto, al igual que en el caso anterior, corresponde a media ración.


Los rojoes se sirven acompañados de un bol de arroz.


Y llegados a los postres, decidimos probar en primer lugar la tarta de lima, otro plato que vimos en muchos restaurantes de la zona. Hecha a base de galleta, una especie de mouse con un sabor muy parecido al yogur del mismo sabor y decorado con virutas de lima. Sin estar malo, quizás esperábamos algo diferente


Otro de los postres fue la tarta de galleta y caramelo. No estaba a la altura de la que nos comimos en el Restaurante Fortaleza (Valença do Minho), pero estaba rica

A la hora de pagar, todo lo anteriormente expuesto, más dos botellas de agua mineral grandes, un panaché (clara de cerveza) y un café, por 36 €. Regalado, y más aún comiendo en la terraza exterior, y con un servicio de camareros muy atento y bastante rápido. Repetiremos fijo.

lunes, 13 de marzo de 2017

Mesón Catro Ventos

MESÓN CATRO VENTOS

Barbeitos (Concello de A Fonsagrada) LUGO
Teléfono 982340151
Hace años que llevábamos oyendo hablar de un restaurante a escasos kilómetros de A Fonsagrada, muy famoso por como elaboran sus carnes. Pues bien, aprovechando nuestra visita a las cascadas de Vilagocende, decidimos acercarnos hasta este sitio para comprobar en primera persona si era cierto todo lo que nos habían contado.

El local está situado al lado de la carretera, por lo que es fácil de localizar. Se trata de una antigua casa de labranza que ha sido restaurada y que aún mantiene partes que imitan a la original. En la planta baja dispone del bar, y en la alta el restaurante se reparte en dos salas.


La carta es bastante extensa pero destacan, sobre todo, el chuletón de buey y las parrilladas de carne. Para ir haciendo boca, empezamos por una ración de croquetas caseras (8 unidades, de buen tamaño), que estaban muy ricas. 


Detrás un plato de jamón serrano, cecina y queso de cabra. La ración era bastante abundante y se servía acompañada de pan con tomate y aceite.



Y finalmente, uno de sus platos estrella: la parrillada Catro Ventos. Esta incluye costilla de cerdo, ternera y Angus, más chorizo criollo y chorizo rojo. Ración abundante, y la carne muy bien elaborada, con un toque que en pocos sitios saben darle.


De postre, seguimos las recomendaciones del camarero, algo que rara vez falla. En esta ocasión nos recomendó la tarta de queso, que era de elaboración propia. La ración era enorme y estaba muy buena, con un sabor muy parecido al del flan de queso.


 Al final, a la hora de pagar, todo lo anterior mas 6 cervezas, dos botellas grandes de agua, tres cafés y dos orujos de hierbas, por 76 €. Muy bien, quedamos muy satisfechos tanto con el precio, como con la calidad y con el trato (amables como en pocos sitios). Volveremos seguro